domingo, 9 de febrero de 2014

GOLF SANT JOAN PASA A MANOS PRIVADAS


Golf Sant Joan, campo de dieciocho hoyos que gestionaba desde su inauguración en 1994 la Federació Catalana de Golf, pasa a denominarse ahora Metropolitan Golf Barcelona, y será explotado por una compañía de carácter familiar, con el objetivo de promocionar el golf con el mismo espíritu que se creó hace 20 años.

El campo público, que nació en 1994 con la ayuda de la Federación Española de Golf y con la gestión directa de la Federació Catalana, ha pasado ahora a ser gestionado por una sociedad privada, y los nuevos propietarios quieren relanzar Golf Sant Joan con el mismo espíritu que movió a Seve Ballesteros a diseñar este recorrido inaugurado en 1994 y que lo convirtió en el primer campo público de Catalunya.
Desde su inicio, tanto la Federación Española como la Catalana trabajaron de la mano para crear un campo de golf abierto y accesible a todos los jugadores para una gran área de población, muy cercana a Barcelona, así como atractiva para el turismo internacional.
Tras casi 20 años de gestión por parte de la propia Federació Catalana, en diciembre pasado, se culminó un proceso iniciado en mayo pasado, en el cual, la Asamblea de la Federació decidió que era el momento de traspasar la explotación de Golf Sant Joan a otra compañía, “siguiendo las directrices de la estrategia general para las federaciones deportivas consistente en centrar sus esfuerzos en la actividad federativa y no en la gestión y explotación de instalaciones”, según explicaba la nota -COMUNICAT FCG-TRASPÀS GOLF SANT JOAN- que difundió ayer la propia Federació Catalana de Golf. Fuente: F.C.G.
http://www.golfamateur.es/golf-sant-joan-pasa-a-manos-privadas/

Los Directores de Club

Interesante artículo publicado en Golf Confidencial :


Como ya comenté en mi anterior MonoloGolf, “Tontos por el golf”, no tengo ni idea de este magnífico y sacrificado deporte, excepto ser un buen amateur que tiene afición y ser socio de una empresa que organiza cerca de cuarenta torneos anuales.
Gracias a ellos, voy por muchos campos de mi querida España como un trabajador más, aunque, también es cierto, en aquellos que no conozco procuro jugar para comprobar su recorrido y lo bien o mal que esté cuidado y ampliar mi conocimiento de recorridos, españoles y extranjeros.
Son muchas horas departiendo con los profesionales que trabajan en los clubes a los que vamos, con lo que he podido constatar que existen tres tipos de directores de club de golf.
El primero de ellos es el de los clubes de socios. Cerrada la posibilidad de jugar si no eres miembro, suele ser un directivo que se desvive por satisfacer las necesidades de su cliente interno (socio) y que busca siempre agradarle y que no le compliquen su, ya de por si complejo, trabajo diario.
Conoce a todos los socios, les saluda por su nombre, está siempre pendiente de lo que le dicen, tiene que tener una exquisita diplomacia para no entrar en disquisiciones y discusiones que le perjudicarían más que beneficiarían. Está acostumbrado a mandar y a los organizadores de los distintos torneos sociales, les ayudan y procuran facilitarles su trabajo.
Siempre les digo que tienen una dura labor ya que poner a más de dos españoles de acuerdo es muy difícil y, además, si se sienten dueños del negocio (club) mucho peor porque todo lo que hacen por ellos les parecerá poco, pues, demasiadas veces, el socio le ve como un vulgar empleado, cosa que no es así.
El segundo tipo es el de los directores de clubes comerciales. El concepto es distinto y el origen, también. El club nace como negocio, con la idea de amortizarlo cuanto antes y sacar el mayor beneficio posible para, como cualquier empresa, devolver a sus accionistas el dinero invertido y generar la mayor riqueza posible.
Esto marca y complica el trabajo diario. Así como el club de socios se suele financiar con las cuotas anuales, en los comerciales se vive, salvo excepciones, de los abonos y de los green fees diarios, con lo que la figura del director tiene unas competencias profesionales muy diferentes ya que a las normales de gestión tiene que añadir dos fundamentales en estos tiempos que corren: imaginación e innovación.
Su día a día es duro. Siempre mirando como va la caja, la facturación diaria, semanal, mensual, los costes directos e indirectos. No puede dar más de lo que ofrece y todo lo que sea encarecer su producto es difícil que lo acepte ya que sabe que en su mercado la competencia puede sacar petróleo de cualquiera de sus errores.
Al igual que los anteriores, suelen buscar lo mejor para sus clientes, pero por motivaciones bien diferentes: cuanto más den a sus abonados y compradores de grenn fees, mucho más fácil será competir y mantener su cuenta de resultados.
Así como a los directores de clubs con socios se les ve más relajados, a los de clubs comerciales el estrés les deja huella clara en su día a día, por eso valoran y agradecen que les facilites su trabajo, les des un buen torneo o circuito para que ellos puedan ofrecérselo a sus clientes como un éxito suyo y, año tras año, suelen llamarte y solicitarte que vuelvas a visitarles y su club sea un destino fijo del circuito o torneo que organizas.
Por último, están los directores de club a los que yo llamo los “gilipijos”. Su club es de socios, pero, además, suelen ser elitistas, clasistas y exclusivos. Te ponen todas las pegas del mundo para poder trabajar con ellos, te exigen condiciones que, de antemano, saben que no vas a aceptar y, los más grave de todo, te tratan como si fueses un ser vil y despreciable, por supuesto, de menor clase que ellos.
Suelen ser jugadores con hándicap bajos, en algunos casos, incluso, socios, y sus relaciones sociales con los miembros de su club les hace mirarte por encima del hombro sin saber ni quien eres ni de donde vienes.
Siempre me han considerado un niño de papá (en mi época los “niños bien” del bar Roma de la calle de Serrano de Madrid) y he tenido la suerte de relacionarme con la alta sociedad, los más egregios intelectuales españoles y mi madre (hija de marino de guerra gallego) me educó en la capacidad de no despreciar a nadie, sea su cuna alta o baja.
Por eso, cuando tengo enfrente un “gilipijo” con el que tengo que negociar la posibilidad de que, por solicitud de un cliente, uno de nuestros torneos se pueda jugar en su club, recuerdo el excelente y magnífico trato que me da el director de mi club y el que recibimos cuando vamos a clubes comerciales y, con toda la tranquilidad del mundo, cuando se ponen a decirnos “ya sabes, nosotros somos distintos” “aquí no puede venir cualquier torneo” “nuestros socios son muy exigentes” “si no les damos un valor diferencial no me lo va a aceptar el comité” “no puedes poner publicidad en todo el recorrido ni en la casa club” “el welcome pack debe ser de calidad y abundante”, les miro a los ojos y les comento: “diles a los miembros del comité que más vale honra sin torneos, que torneos sin honra”, me levanto y me voy, más ancho que largo, agradeciendo que mi trabajo sea mucho más sencillo que el suyo y, por supuesto, mucho más gratificante.
Y ya en el coche, cuando con mi socio Fernando comentamos la reunión, me acuerdo de la frase que me decía siempre mi madre: “hijiño, no lo olvides nunca, con clase se nace, no se hace”
@VizcainoEduardo
http://www.golfconfidencial.com/noticia/26425/Los-Directores-de-Club

Deporte de ricos

Hay muchas formas de hacer comentarios sobre el nivel adquisitivo de las personas que juegan a golf, pero me molesta sobremanera los que se hace cuando se quiere encasillar al golf con el tipo de personas como ricos o nuevos ricos, además en tono despectivo.
Toni Bullón
Toni Bullón
No es que tenga nada en contra de los ricos o nuevos ricos, mas bien una sana envidia, ¿a quién no le gustaría?, pero para nada el prototipo de jugador actual de golf se puede encasillar dentro de ese colectivo, quizás una parte mínima del mismo.
La mayoría de personas que conozco son personas de profesión liberal, deportistas, jubilados, amas de casa y juventud, mucha juventud, que muchos de ellos se sacrifican de otros gastos para poder disfrutar de su deporte preferido.
Esta semana en dos ocasiones he oído a dos presentadores de televisión, probablemente por falta de cultura deportiva, hacer esa similitud despectivamente, cosa que me ha motivado para publicar este artículo.
Quizás no estén al corriente del número de licencias, de la inmensa cantidad de jugadores sénior, la cantidad de jugadoras femeninas, y que según un estudio de una prestigiosa revista no está entre los 10 deportes más caros, que muchos campos han reducido los precios entre semana a pesar del aumento del IVA (otra aberración mas que ya tratamos en su día).
También sería interesante que se supiera que es el segundo deporte en cuota televisiva de audiencia en EEUU, esta misma semana asistieron al Torneo de Phoenix más de 564.000 espectadores (solamente en la jornada del sábado 190.000).
No hace mucho vi en un clinic impartido por Ricky Fowler, invitar a un joven a un pro-am. Este muchacho se había salvado milagrosamente de un tornado que destruyó completamente su casa, refugiándose en la bañera. Eso sí acompañado de su perro y de su bolsa de palos, realmente emotivo y enriquecedor. Historias como esta hacen que este deporte me apasione.
Si se hiciera una lista de los 100 deportistas más admirados de este país, y preguntáramos cuál es su segundo deporte, ¿qué cree que contestaría la mayoría? No es cuestión de dinero, es cuestión de tiempo, y de que se conozca mucho más.

Cinco campos de la Costa Brava, entre los 50 mejores de Europa

En la cuarta edición del ranking Top100golfcourses.co.uk, en la categoría 'Península Ibérica', el campo Stadium del PGA Catalunya Resort se mantiene como el número 1 por tercer año consecutivo, mientras que su 'hermano pequeño, el campo Tour del PGA Catalunya Resort se sitúa en el puesto 25.

Unos reconocimientos que llegan simultáneamente al anuncio hecho por la Real Federación Española de Golf con respecto a la celebración del Open de España de Golf 2014, del 15 al 18 de Mayo, en el club PGA Catalunya Resort, ubicado en el municipio gerundense de Caldes de Malavella.
Por su parte, el campo de Golf Playa de Pals se coloca en la posición número 26 y seguidamente se sitúan los dos campos del Empordà Golf de Torroella de Montgrí, Forest y Links, que obtienen la posición número 33 y 42, respectivamente.
Cabe mencionar el reconocimiento que el Club de Golf d'Aro Mas Nou ha recibido por el portal británico en la categoría 'Gem' o joya, que distingue campos con atractivos diversos. En este caso, el histórico club de Platja d'Aro destaca por su ubicación, sobre el Macizo de Les Gavarres y con panorámicas sobre la costa.
La Costa Brava y el Pirineo de Girona actualmente cuentan con trece clubes de golf de los cuales ocho forman parte del Club de Marketing de Golf Costa Brava y Pirineu de Girona, gestionado por el Patronato de Turismo Costa Brava Girona de la Diputación de Girona. Este club de marketing tiene como finalidad principal difundir la oferta de actividades relacionadas con el turismo de golf de las comarcas gerundenses mediante la realización de acciones conjuntas en el ámbito del marketing, la promoción y la comercialización.
http://www.madridiario.es/elperiodigolf/amateurs/costa-brava/408328